Iniciamos el nuevo año con una muy buena noticia: incorporamos a nuestro catálogo para su comercialización y distribución la exclusiva cerveza belga Grimbergen.
A continuación os relatamos su singular origen.

 

Historia: el monasterio, el fénix y la cerveza

 

La abadía de Grimbergen se remonta a la Edad Media, cuando Norbert Van Xanten tomó el nombre de Norberto y fundó la Orden Premonstratense (u Orden Norbertina).

En 1128, los señores de Grimbergen le piden que construya una abadía y él les concede su deseo. Poco después, ese mismo año, los monjes de la abadía de Grimbergen empiezan a elaborar una cerveza propia.

En 1142, los señores de Grimbergen se rebelan contra el duque de Brabante. Es el inicio de la Guerra de Grimbergen.
La abadía quedó completamente destruida, pero los voluntariosos monjes la reconstruyeron piedra a piedra.

La abadía es destruida por segunda vez en 1566, durante las guerras de religión.

En 1629, la nueva abadía vuelve a establecerse en Grimbergen.
A partir de ese momento, y como símbolo de renacimiento, los monjes incluyeron la imagen del fénix en su escudo de armas, junto con el lema ardet nec consumitur, que significa «quemada, pero no destruida».

El símbolo del fénix impulsa el ánimo de los monjes y la cerveza de Grimbergen pronto empieza a fluir una vez más.
Sin embargo, un nuevo peligro estaba al acecho: en el siglo XVIII, durante la Revolución Francesa, todos los bienes de las iglesias y de los monasterios fueron vendidos.
En 1798, los monjes tuvieron que marcharse. Y la fábrica de cerveza fue construida por tercera vez.

En la actualidad, la abadía de Grimbergen sigue siendo un lugar de vida y meditación para los monjes y de producción de la legendaria cerveza.

 

Grimbergen en Disnova

 

Nuestro nuevo portafolio incluye la Grimbergen Blonde, la Grimbergen Double Ambrée y la Grimbergen Belgian Pale Ale, todas ellas en formato de 33cl. Además, distribuiremos Double Ambrée en barriles de 20 litros.
Este nuevo contrato amplia el acuerdo inicial de distribución de la marca Carlsberg, propietaria de la cerveza, por parte de Damm.