El nombre de ésta cerveza viene de una derivación de “Beck”, (simplificación de Einbeck, ciudad en la que nació) a Bock, en alemán, cuyo significado es «Macho cabrío», el animal que da imagen a nuestra cerveza negra.

El origen de ésta cerveza se remonta al siglo XIV en Einbeck, Baja Sajonia, aunque la Guerra de los 30 años (1618-1648) provocó su desaparición.
El temor a que la contienda la enterrara en el olvido llevó al duque de Baviera, Maximiliano I, a encargar al Maestro Cervecero de Einbeck, Elias Pilcher, que rescatara y traspasara los secretos de su elaboración a Munich, donde montó su propia cervecería. Así, Munich se consagró como la ciudad impulsora de la Bock-Damm

Así fue como la cerveza negra pasó a ser llamada «La Negra Munich».